domingo, junio 07, 2009

Fotos difíciles

Conocí a Beto y Débora en el año 2002, creo, puede que haya sido en 2003. En ese entonces yo formaba parte de Z Net y tanto Beto como Débora, que en ese entonces llevaban alrededor de 60 años juntos, eran los principales responsables de la edición de una pequeña y muy linda revista llamada Opción Libertaria (OL). Considerando que parte del contenido de Z Net les podía ser de utilidad en la revista los contacté para pasarles algunos artículos y charlar un rato. Hablé con Débora, me invitó a que fuera a su casa el sábado siguiente. Hacia poco alguien les había cambiado la contraseña de la casilla electrónica de OL y ya no podían ingresar, por lo que Débora andaba con cierto miedo, al punto de que unos días antes de mi visita llamó a una amiga en común para que le diera mi descripción física. Llegó el sábado y a la hora pactada estaba pasando por el portoncito de la entrada de la casa, eludiendo la cantidad de plantas de su cuidado jardín. Toqué el timbre y rápidamente apareció Débora, en ese entonces con 80 y pico de años, unos hermosos ojos azules, y unas cuantas arrugas de una vida intensa como la de pocos. Me presenté y ella me respondió con un “ahhh, pero con esa carita yo te abría igual!”, la ternura de su reacción me compró de inmediato. Débora era una de esas personas raras, que combinan ternura y fuerza en niveles altísimos, y que van contagiando por todos lados esa ternura y esa fuerza. Luego de ese primer encuentro, se fueron repitiendo los sábados de largas charlas, que en gran parte se convertían en monólogos (especialmente por parte de Beto, no tanto Débora), monólogos sumamente disfrutables. Charlas en las que constantemente evidenciaban su amor hacia el ser humano, su “humanismo libertario”, que se engrandecía al conocer la oscura perspectiva que tenían del devenir del planeta. Charlas que motivaban a hacer, charlas en las que transmitían y contagiaban esa fuerza que los llevó a dedicar sus vidas a realizar su sueño de un mundo justo.

Es difícil entender esa capacidad que tenía Débora para siempre poder transmitir fuerza y ternura, a pesar de su visión pesimista/realista del mundo y la “desnaturalización” del ser humano, a pesar de sus quebrantos de salud. Aprender computación para poder mandarle mails a sus amigos y familiares en el exterior, mantener activa la biblioteca Luce Fabbri, Débora siempre tenía proyectos por realizar. Su último gran proyecto fue su libro de poemas, “Algunos bienes que algún día tuve”, y como fiel reflejo de su espíritu incansable, con 86 años a cuestas presentó el libro en la noche anterior a que fuera operada de cáncer por última vez. Luego de esa operación su salud decayó, hasta fallecer el pasado 16 de mayo. La noticia fue difícil de tragar, esas noticias que uno sabe cercanas pero que cuando llegan lamenta que haya sido tan pronto, lamenta no haber hecho una visita más, haberle cocinado alguna otra tarde, haberla visto enojarse otra vez con Beto por extenderse en sus monólogos.

Era deseo de Débora ser cremada y que sus cenizas se enterraran bajo un árbol, se eligió hacerlo en el día de hoy, domingo 7 de junio, a un día del que hubiera sido su cumpleaños número 87. El pasado viernes Beto me llama por teléfono, me dice que desde Holanda unos amigos y familiares le pidieron que alguien registrara la ceremonia, para desde la distancia sentirse un poco más cerca. Obviamente que no dudé en decirle que sí, aunque en un principio no pensaba ir con la cámara, pero hice a un lado el desafío y cargué con la cámara a registrar el último adiós a Débora. Sabía que no iba a ser una tarea sencilla, quería mucho a Débora, y mientras que todos iban a estar despidiendo sus restos yo iba a estar detrás de mi cámara, atento a los cambios de la luz, a los gestos de Beto, a poder transmitir con imágenes lo que estaba pasando. Y así fue, fotos difíciles.

001_MG_5399_1

002_MG_5406_1

003_MG_5410_1

004_MG_5419_1

005_MG_5423_1

006_MG_5440_1

007_MG_5447_1

008_MG_5454_1

009_MG_5431_1

010_MG_5448_1

011_MG_5456_1

012_MG_5458_1

013_MG_5463_1

8 comentarios:

Mya Ferrando dijo...

Emotivo.
La flauta, el árbol, y sobre todo él... y ella.

Shana dijo...

Que bonitas palabras y fotos - hay mucha vida en los colores, las sonrisas, los arboles y flores creciendo. Sumamente importante para compartir con los que estan lejos.

Un tal Iván dijo...

Buen laburo Agustín. Pero no es eso lo que quiero decirte. Es emocionante tu texto y emocionantes son las fotos. Tampoco es a eso a lo que voy. No conocí a Debora ni a Beto, y a vos te conozco poco, pero (y ahora si voy a lo que iba) con este tipo de cosas te siento cada vez más un amigo.

Iris dijo...

Querido amigo Agustín, ha sido la más hermosa de las sorpresas recibir estas fotos y no sé cómo expresarte mi agradecimiento por ellas y por tus palabras. Soy la sobrina de Débora que vive en Holanda y estaba muy triste de que por motivos de salud no pude estar ni para los días finales de mi adoradísima tía ni para este último adiós. Pero con tus magníficas y emocionantes fotos me has trasladado ahí con ustedes. Muchas, muchas gracias, te buscaré cuando vuelva a visitar Uruguay para tener el enorme placer de conocerte y para agradecerte en persona.

luciferviajando dijo...

querido hermano, gracias por esto, cuando me contaste de la muerte de debora me puse super triste de no haberla llamado o haberla visitado en febrero cuando estuve en montevideo, pero confieso que no habia tenido el tiempo de recordarla como lo vale. realmente ni siquiera viendo la primer foto y solo con tus palabras ya me ayudaste a recordarla tan fuertemente que te imaginaras todas las lagrimas derramadas de emocion y tristeza. gracias por esto!

adriana dijo...

goresmenak!!!!!!!!! excelente tu trabajo, las fotos son increíbles aunque no hubieras escrito la historia, ellas hablan por si solas. me encantó.
Adriana

AgustinZ dijo...

Muchas gracias Adriana!

Revelado simbiótico dijo...

Una historia conmovedora sin duda. Como el mismo título "fotos difíciles"